sábado, 26 de abril de 2014

LOMCE (Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa)

Desde nuestro punto de vista, consideramos que es bueno que la religión se oferte de manera optativa en los centros (se llamará Valores Culturales y Sociales en primaria y Valores Éticos en secundaria), pero no nos parece adecuada que se elimine la asignatura de Educación para la Ciudadanía. Consideramos que esa asignatura nos prepara un poco para la vida política en la sociedad, nos informa de cuáles son los deberes y derechos del ciudadano, las bases del hombre, consideramos que es una asignatura muy útil y práctica para los niños de la E.S.O.
Estamos muy en desacuerdo con la ley en cuanto al apartado de segregación de sexos que aparece, ya que consideramos que en los colegios debería existir mezcla de niños y de niñas. En la ley eliminan la prohibición de subvencionar a los colegios privados que discriminan a sus alumnos por razón de sexo, consideramos que, es cierto, que todos los colegios deberían recibir subvenciones por parte del Estado, pero al tratarse de colegios privados y que encima están a favor de la segregación de sexos, consideramos que no tendrían ese derecho de recibir dinero. Estos centros no hacen bien a sus alumnos, ellos deben aprender a trabajar y a jugar, compartir con personas de diferente a sexo a ellos, no sólo con personas de igual sexo. 
Una cosa positiva que destacaríamos sería la prueba que se hace en 3º de Primaria para la detección precoz de problemas de aprendizaje en los alumnos. Consideramos que sería eficiente ya que si un alumno tiene algún problema con alguna asignatura, le supone un problema estudiar, no sabe cómo hacerlo, con esta prueba nos permite, tanto a los docentes de ahora como a los futuros docentes, averiguar si un niño tiene problemas para aprender o no y cómo podríamos ayudarle. Siempre hay que estar atentos para ver cuándo es posible facilitarle el aprendizaje a un alumno, hay que mirar por su futuro.
No obstante, no estamos muy a favor de la “reválida”. Al final de la ESO (16 años), los que hayan aprobado 4º tendrán que aprobar la reválida para obtener el título de enseñanza obligatoria. Para obtener el título de bachillerato y poder acceder a la Universidad hay que aprobar la reválida. Las universidades podrán hacer pruebas de acceso para cada carrera si lo desean. Los que habiendo aprobado 2º de bachillerato no pasen la reválida, podrán acceder a la Formación Profesional de grado superior. Se considera que la reválida es la sustitución de la Selectividad, ya que ésta será totalmente eliminada, entonces nosotras no estamos muy a favor de esta nueva prueba que acaba de aparecer. Es cierto que sería como selectividad, pero luego el tema de que las universidades puedan hacer sus propios exámenes para valorar si estamos capacitados para la carrera no lo veo apropiado. Es evidente que no vas a saber casi nada de la carrera que vayas a escoger, es por ello que vas a la universidad a formarte  para ello. Entonces no vemos muy acertado este cambio de la Selectividad por la reválida.
El alumno debe pasar reválidas en primaria, ESO y Bachiller. Entonces si el alumno no aprueba estos exámenes no podrá seguir estudiando. Nosotras pensamos que esta medida no es nada productiva, si el alumno suspende un examen en un momento determinado, ya debe dejar de estudiar. Puede ser que haya tenido un mal día o que no haya estudiado lo suficiente, puede pasar de todo. No lo consideramos una prueba objetiva.
Consideramos que es una medida buena el que los directores de los centros públicos ganen importancia, ya que deberán acreditar cinco años de docencia y un curso específico de formación. Podrán fijar requisitos y méritos para los puestos de funcionarios docentes y de interinos.  Todo ello con el fin de tener a buenos profesores dando clase a los alumnos, se exigen que tengan una cierta formación y que sepan compenetrarse con ellos y enseñarles de la mejor forma y con técnicas eficaces. Pero, tendríamos otra pega ya que los alumnos subirán por clase un 10% y consideramos que resulta excesivo, las clases ya tienen suficientes alumnos y ya resulta complicado controlarlos a todos ellos como para ampliar el número de alumnos por clase. Es completamente una locura aumentar el número de alumnos, los profesores acabarán volviéndose locos, no todos siguen el mismo ritmo en clase y es cierto que hay que dar la materia en conjunto, pero hay ciertos niños que necesitan alguna atención más especial y esta atención se reduciría mucho al añadir más alumnos.